Reflexiones – El amor lo puede todo

El amor lo puede todo

Durante muchísimos años mi vida no fue fácil, comencé a tomar desde los 14 años de edad pues era lo que mi padre hacía todas las tardes al llegar del trabajo. Dejé la escuela, apenas concluir la secundaria porque necesitábamos dinero para sobrevivir.

Mi niñez y mi adolescencia estuvieron cargados de violencia intrafamiliar; no únicamente me pegaban a mí y a mis hermanos, sino que mi padre se ensañaba con mi madre dejándola prácticamente muerta con las golpizas que le daba.

Al cumplir 16 años decidí que no podía seguir en ese ambiente, que si deseaba cambiar mi vida, tendría que salir de ahí. No obstante, pese a mis esfuerzos por cambiar mis malos hábitos, éstos no se modificaron.

Por el contrario, mi problema con la bebida se agudizó, tanto así que no conseguí trabajo en mucho tiempo. Estuve viviendo más de un año debajo de un puente, únicamente salía de ahí para mendigar por comida.

Una mañana un señor que pasaba por aquel sitio todos los días, se compadeció de mí y me ofreció trabajo como mozo en su panadería. El trabajo era muy sencillo, se trataba de acomodar la mercancía que llegaba a la bodega. La única condición que me puso mi patrón para no perder el empleo era que no me presentara en estado de ebriedad.

Debo confesar que a mí nunca me gustó trabajar, pero necesitaba el dinero para comprar alcohol.

Pensé que si me echaba uno o dos traguitos antes de llegar nadie lo notaría. Cuando llegué el primer día conocí a Marisol, la muchacha que se encargaba de despachar el pan. En un principio ni siquiera me hablaba (creo que le daba miedo mi apariencia), aunque después empezamos a hablar un poco a la hora del almuerzo.

Había ocasiones en las que ella me daba una taza de café, para que se me quitara un poco lo borracho y así el dueño no se diera cuenta de mi estado. No obstante, un día que mi jefe llegó temprano y me descubrió tomando, me corrió, con lo que de nueva cuenta me quedé desempleado.

Luego de ese incidente,

Marisol fue a buscarme al puente y me dijo que había hablado con el patrón y había conseguido que me diera otra oportunidad. Yo no quería decepcionarla, ya que era la primera persona que había hecho algo bueno por mí. Le eché todas las ganas posibles, sin embargo volví a recaer en el vicio. Y esta vez no tendría otra oportunidad.

Me despedí de ella, pensando que nunca volvería a verla. Pero ella se negó a despedirse y me dijo que quería ayudarme a salir adelante. Me acompañó a una plática de Alcohólicos Anónimos, donde me ayudaron poco a poco a ir saliendo del pozo donde me encontraba.

Por primera vez sentía verdadero amor por alguien y como el amor lo puede todo, no había ningún obstáculo que no pudiera vencer hasta conseguir mi meta. Hoy a mis 26 años, no sólo estoy rehabilitado, tengo un trabajo estable; pero lo más importante tengo una maravillosa familia compuesta por mi esposa Marisol y mis dos hijos.

Cuando no tengas nada a lo que aferrarte y te sientas completamente perdido, recuerda que si tienes alguien que te ame, éste te dará la fuerza suficiente para alcanzar el cielo. Recuerda que el amor lo puede todo.

This entry was posted in Reflexiones and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Reflexiones – El amor lo puede todo

  1. DIEGO Dominguez says:

    eso es malo por que en lugar de enfrentar los problemas le estas sacando la vuelta y huyendo de ellos yo tengo 21 años y apenas me salí de la casa de mis padres pensando que mi novia me iva a poyar y pues me quede como el perro sin las dos tortas. como sin familia y sin novia y para acabarla sin trabajo. no me apoyan mis padres y ni mi la que era mi novia. ahorita de quien estoy recibiendo apoyo es de unos primos. el punto es que no busques la salida fácil por que se podrá ver fácil pero en si cuando lo haces es cuando ta das cuenta. y lo malo es que va a hacer demasiado tarde.

    • queeselamor says:

      Desafortunadamente no siempre las cosas salen como uno quiere o como esperaba, en tu caso un día tenias a tus padres y a tu novia, otro día no tienes nada, pero bueno mi estimado amigo, creeme que mientras tengas manos y pies podras salir adelante, existe mucha gente que incluso sin algunas partes o facultades de su cuerpo, puede seguir adelante. Veo que no mencionas a los amigos, pero siempre ellos estaran ahi apoyandote, por eso siempre hay que procurarlos aunque sea de vez en cuando y no hacer como muchos, que los cambian por la novia.
      Saludos y animos DIEGO

    • cecy vidal says:

      mire aveces los demas lo ven tan facil y sencillo pero la verdad para el que lo esta viviendo es dificil pero no imposible a mi me pasa un caso paracido y gracias a mi hija y al apoyo de algunos familiares pude salir del hoyo donde estaba pero no ponia faltar gracias a dios que me ayudo.

      • admin says:

        Ahora si que cada quien, pero, personalmente yo creo tambien en Dios y se que primeramente el y con su ayuda y tambien poniendo mucho de nuestra parte, podemos salir adelante ante las adversidades que se nos presenten.
        Saludos y gracias pot du comentario Cecy…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>